FUERA EL GLIFOSATO DE EUROPA

marzo 5, 2016

29/02/2016

Carlo Petrini – La Repubblica. Italia

Avioneta glifosato

Rociando campos con Roundup

El glifosato es el herbicida más usado en el mundo: según Transaprency Market Research en el año 2012 se vendieron 718,6 mil toneladas. En Italia es uno de los productos fitosanitarios más comunes, siendo el componente de aproximadamente el 80% de los herbicidas vendidos. Por desgracia, en nuestro país el control de la presencia de glifosato en el agua es efectuado sólo en Lombardía, donde la sustancia está presente en el 31,8% de los puntos de observación de las aguas superficiales y de su metabolito (AMPA) en el 56,56% de casos. Considere que el glifosato y AMPA son algunas de las sustancias que dan un resultado superior a los estándares de calidad establecidos (SQA) en las aguas superficiales.

Entre los cargos contra los productos de glifosato de diferentes estudios incluiría: trastornos del sistema hormonal y las bacterias intestinales beneficiosas, daño en el ADN, toxicidad reproductiva y del desarrollo, defectos de nacimiento, cáncer y neurotoxicidad. Es cuestionable como el portavoz de la empresa infractora puede liquidar las conclusiones maravillosamente de muchos estudiosos, en alusión a la “salubridad” del producto.

Y, sin embargo, en estos días leemos en los periódicos nacionales más importantes que el glifosato está elevándose en nuestros platos. Recientemente se ha descubierto en 14 diferentes tipos de cervezas alemanas (en cantidades que no ponen en riesgo su salud, pero en cualquier caso estaba), y (en el Corriere della Sera de hoy) también en la coliflor, lentejas , los puerros, los higos, los pomelos, patatas, trigo y avena. La autorización para el uso de este herbicida expiró el 31 de diciembre. La UE debe decidir si renueva por otros 15 años. Esperamos que no y le invitamos a firmar la petición en favor de Europa para prohibir tal uso.

Para firmar la petición en favor de la prohibición del glifosato clic aquí

Mientras tanto, también ha de leer el editorial de Carlo Petrini, que también explica por qué debemos liberarnos de este producto.

En 1962 se publicó en los Estados Unidos un libro llamado Primavera silenciosa. El autor de ese texto, que sigue siendo uno de los textos básicos para el movimiento ambiental, fue llamado Rachel Carson, había pasado cuatro años de su trabajo para explorar los impactos ambientales y la salud humana del uso de pesticidas en la agricultura. Entre ellas, en particular, estaba el DDT, producida por una compañía en St. Louis, Monsanto, que se utiliza para combatir el mosquito Anopheles responsable de la propagación de la malaria. En un principio se creía que el DDT no tenía ningún efecto sobre la salud humana, tanto es así que su inventor, el químico suizo Paul Hermann Müller, en 1948 fue galardonado con el Premio Nobel de fisiología y medicina. Si diez años después, fue prohibido en los Estados Unidos también fue gracias al libro de Carson que a pesar de la violenta campaña lanzada contra él por la industria química – Monsanto, Velsicol y American Cyanamid en la cabeza – apoyado por el Departamento de Agricultura los Estados Unidos, tuvo el valor de sostener sus opiniones.

Hablar de esta historia tiene sentido incluso hoy en día, ya que parece repetirse como un disco rayado, aunque los nombres cambian, al menos en parte. Monsanto ya no produce DDT, ni los PCB (bifenilos policlorados), que han vivido una historia similar de las autorizaciones y prohibiciones posteriores. Desde 1974, el glifosato sin embargo, su producto estrella se ha convertido, el herbicida más eficaz y vendidos en el mundo, que se comercializa bajo el nombre de Roundup – cuyas ventas van de la mano con los de la Roundup Ready semillas genéticamente modificadas, que se preparamn para tolerar este herbicida. Desde que expiró la patente de Monsanto, una investigación de Die Zeit muestra que sólo en Alemania, existen en el mercado ochenta productos que se han fabricado a partir del glifosato. Incluso en Italia, el glifosato es unos de los productos fitosanitarios mejor vendidos.

Como en el DDT en el pasado, se encuentra actualmente en curso un  debate sobre la seguridad o peligro de esta sustancia cuyos restos se han encontrado en verduras y frutas, en productos a base de cereales, en el maíz y la soja transgénica que constituyen alimentación animal … En el pasado mes de marzo la Agencia Internacional para la investigación sobre el cáncer (IARC) ha clasificado al glifosato como “probablemente cancerígeno”. Poco después llegaron dos opiniones de signo opuesto y contrario: el Instituto Federal Alemán de Evaluación de Riesgos (BfR) ha evaluado el glifosato como “no cancerígenos” y la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (AESA), tiene clasificado como “probablemente no cancerígeno.” Según lo informado por Die Zeit , en su dictamen, se basan en gran medida en los estudios no publicados, encargado por las mismas empresas que producen pesticidas.

En los próximos días, la Comisión Europea tendrá que renovar o retirar la autorización para el uso de glifosato en las campiñas de Europa. La evaluación de la Comisión tendrá que comparar dos enfoques completamente diferentes. Por un lado el de la corporación, que afirman que el glifosato ha aumentado el rendimiento de los cultivos, garantizar el suministro a nivel mundial, salvar vidas humanas por el hambre. La otra la de la sociedad civil, que defiende la causa de la prohibición del glifosato y la necesidad de una agricultura que no esté contaminada, en lo posible, por los productos químicos (por esta razón, We Move EU -“Nosotros movemos la UE- ha desencadenado una amplia campaña de movilización – Detener El glifosato -, al que también se unirá Slow Food).

Debemos decidir si el futuro de la alimentación está en manos de la industria química o de una política que se preocupa por la salud de los consumidores, el bienestar del medio ambiente y una verdadera primavera, cada vez menos silenciosa.

En todo el mundo el problema de la seguridad alimentaria no es un problema de los rendimientos agrícolas bajos, sino en el exceso del desperdicio y el escaso acceso a los alimentos. Es un problema político. Es un problema social.

Editorial por Carlo Petrini fue publicado en La Repubblica del 26 de febrero el año 2016

Fuentes: Internacional 1141, 19 de Febrero el año 2016 Corriere della Sera el 29 de febrero de 2016

No Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *